Adaptar los puestos de trabajo para las personas con discapacidad

Adaptar los puestos de trabajo para las personas con discapacidad, además de ser una obligación legal recogida en la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, otorga también una ventaja competitiva a las organizaciones suponiendo un avance en su grado de inclusión y competitividad. 

El Estatuto de los trabajadores determina como derecho fundamental el de la integridad física y una correcta política de seguridad e higiene. 

Por otro lado, el artículo 15.d) de la Ley 31/1995 de Prevención de Riesgos Laborales, estipula la adaptación del puesto de trabajo por parte de la empresa al contratado. En este sentido, el empresario debe adecuar el lugar de trabajo de la persona con discapacidad en base a sus circunstancias personales. 

Las empresas ordinarias deben conocer el marco legal relativo a la contratación de personas con discapacidad y los beneficios de su cumplimiento. Aunque la desigualdad de las personas con discapacidad en el ámbito laboral sigue siendo una realidad

Estas desigualdades también se ven reflejadas dentro del propio entorno laboral. Para acabar con ellas se debe tener presente que una persona con discapacidad puede requerir de una adaptación de su puesto de trabajo para poder desempeñar correctamente sus funciones y que las empresas tienen la obligación de adaptar el puesto de trabajo o introducir modificaciones en las tareas de los profesionales que tienen discapacidad. 

¿Qué es la adaptación del puesto de trabajo? 

La adaptación del puesto de trabajo para las personas con discapacidad consiste en la adecuación del entorno laboral a las características de estos trabajadores, teniendo en cuenta sus habilidades y limitaciones

Es necesario analizar a la persona trabajadora, sus tareas y su puesto de trabajo para así determinar qué modificaciones son necesarias para garantizar la autonomía y los derechos del trabajador. En la mayoría de los casos, los ajustes son mínimos y no suponen apenas costes para la empresa. Además, existen algunas ayudas para la adecuación del puesto de trabajo. 

Objetivos y medidas de adaptación del puesto de trabajo 

En todos los casos es el puesto de trabajo el que se tiene que adaptar a cada persona y no al revés para cumplir los siguientes objetivos: 

  • La tarea no supere las capacidades del individuo. 
  • El puesto sea accesible (comprensible, utilizable y practicable) en todos los sentidos. 
  • No empeore la salud del trabajador. 

¿Quiénes son susceptibles a la adaptación de su puesto de trabajo? 

  • Trabajadores con discapacidad o incapacidad permanente. 
  • Trabajadores con capacidad disminuida que, por accidente o enfermedad (laboral o común), han sufrido una disminución de su capacidad para realizar el trabajo que venían desempeñando con anterioridad. 
  • Trabajadores con discapacidad sobrevenida. En este grupo estarían, por ejemplo, las trabajadoras embarazadas, reincorporadas al trabajo tras el parto o en periodo de lactancia. 
  • Trabajadores que, aunque no tienen reconocida ninguna discapacidad o incapacidad, son sensibles a determinados riesgos presentes en su puesto de trabajo (alergias, disminución sensorial, etc.) 

Tipos de medidas para la adaptación del puesto de trabajo 

Limitadoras de la actividad 

Se relaciona con las dificultades que un trabajador puede tener para realizar determinados trabajos. Estas medidas incluyen la reorganización y modificación de tareas y el uso de un servicio de apoyo. Esto implicaría que una tercera persona ayude al trabajador para guiarle hasta su puesto, asistirle en el lavabo o comunicarse con él. 

Adaptaciones contextuales y personales 

La supresión de barreras arquitectónicas es la forma de adaptación del puesto de trabajo más obvia e implica facilitar la accesibilidad del trabajador a todas las áreas de la empresa. Puede afectar a puertas, pasillos, ascensores, escaleras, rampas, bordillos, pasamanos, barras de apoyo, suelos, paredes, ventanas, cuartos de baño y aseos. 

Otra de las adaptaciones más comunes hace referencia al entorno de trabajo e implica adaptar sillas y mesas, añadir sonidos de advertencia en ascensores y rampas, disponer de dispositivos de apertura automática en puertas pesadas o instalar timbres al alcance de usuarios de sillas de ruedas. 

Otras medidas para adaptar el puesto de trabajo 

  • Incorporación de teclados braille y teléfonos de manos libres. 
  • Modificación de manuales de consulta o de instrucciones de la empresa. 
  • Mejoras en la iluminación. 
  • Colocación de señales en letras grandes, táctiles y en braille. 
  • Facilidad de información sobre el puesto de trabajo y sobre seguridad y salud en diferentes soportes accesibles. 
  • Flexibilización de horarios para visitas médicas, rehabilitación… 

En todo caso, la recomendación general es que las organizaciones tengan un protocolo de actuación para realizar la adaptación de la forma más rápida y eficaz posible si comenzase a trabajar en ellas una persona con una discapacidad física, intelectual, auditiva o visual. 

¿Quién debe asumir los costes de la adaptación del puesto de trabajo? 

El artículo 15 de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales establece la obligación para el empresario de adecuar el puesto de trabajo a las circunstancias físicas y personales concretas de cada trabajador. Esta obligación también aparece de forma más o menos específica en el Artículo 4.2 del Estatuto de los Trabajadores, en la Directiva 89/391/CEE y en la Directiva 2000/78/CEE del Consejo Europeo. 

Para incentivar dichas adaptaciones por parte de la empresa, se establecen diferentes ayudas públicas y subvenciones expuestas en el Real Decreto 1451/1983 por el que se regula el empleo selectivo y las medidas de fomento del empleo de trabajadores con discapacidad. Se trata de cuantías de unos 900 euros por contrato, y podrán ser solicitadas por el trabajador en caso de que la empresa no lo haga. 

Resumen 

1. ¿Está la empresa obligada a adaptar los puestos de trabajo? 

Sí. 

La empresa tiene la obligación de adaptar el puesto de trabajo o cambiarle las tareas a las personas trabajadoras que tienen una discapacidad para que puedan seguir trabajando. 

2. ¿Quién tiene derecho a la adaptación del puesto de trabajo? 

  • Una persona con una discapacidad reconocida. 
  • Una persona con una discapacidad permanente que no le permite realizar su trabajo. 
  • Una persona trabajadora que sufra una discapacidad sobrevenida. 

3. ¿Quién puede iniciar el procedimiento para una adaptación de puesto? 

  • La Dirección de la Empresa o el Servicio de prevención de riesgos laborales. Realizan un informe con los motivos para la adaptación. 
  • La persona interesada. Presenta una solicitud por escrito con: Nombre y apellidos. Dirección. Puesto de trabajo que realiza. Motivos para la adaptación o cambio del puesto de trabajo. Lugar, fecha y firma. Órgano al que se dirige el escrito. Documentos que certifiquen la solicitud. 

4. ¿Cómo solicitar la adaptación o el cambio de un puesto de trabajo? 

La empresa o la persona interesada dan el primer paso en el proceso. 

  • El Servicio de Prevención de Riesgos Laborales realiza: Reconocimiento médico a la persona trabajadora. Informe con la valoración. Este informe dice: Si la persona puede trabajar tal y como está. Si la persona puede trabajar, pero con limitaciones. Tiene que explicar las adaptaciones que hay que realizar. Si la persona no puede volver a trabajar. 
  • El Comité de Seguridad y Salud o las personas delegadas de prevención realizan un informe. En el informe pone: Que si aceptan la propuesta. Que no aceptan la propuesta. 
  • El informe se le entrega a la persona interesada. 
  • La persona interesada puede presentar los documentos que crea necesarios. 
  • El Comité de Seguridad y Salud acepta o niega la adaptación o cambio de puesto, y la forma de hacerlo. Si aceptan deben tomar las medidas. Cuando aceptan un cambio de puesto de trabajo las condiciones no cambian. Los trabajadores y trabajadoras siguen teniendo el mismo sueldo, vacaciones… Si niegan tienen que explicar los motivos ante el Comité de Seguridad y Salud y la persona interesada. 

5. ¿Qué ocurre si la empresa no adapta o no cambia el puesto de trabajo? 

Si la empresa no cumple se la puede denunciar y solicitar la actuación de la Inspección de Trabajo. 

6. ¿Cómo solicita una empresa un informe para adaptar el puesto de trabajo? 

La empresa interesada en contratar a personas con discapacidad debe solicitar un informe de adaptación del puesto de trabajo al organismo competente.

Para estar al día de todo lo que ocurre en el mundo laboral de las personas con discapacidad, suscríbete al pie de página y si tienes alguna duda de índole laboral o sobre la discapacidad y el trabajo, deja tu consulta laboral y será atendida en 24 horas

Deja un comentario