Empleo, discapacidad y centro especial de empleo

Hoy quiero hablar de empleo, discapacidad y centro especial de empleo, un conjunto de factores que para algunos es significado de explotación y malas condiciones laborales, pero para otros, como es mi caso, es la mezcla que hace que muchas personas con discapacidad encuentren un trabajo al que de otra forma no podrían acceder.  

Es verdad que los centros especiales de empleo se crearon como un paso intermedio para las personas con discapacidad pudieran incorporarse al mercado ordinario de trabajo, pasando antes por este empleo protegido que los prepararía para ello. Pero a día de hoy se puede ver que no es así porque las empresas ordinarias, a tenor de los números, no contratan personas con discapacidad

Suscríbete a nuestro boletín de noticias




Las empresas ordinarias no contratan personas con discapacidad 

Según datos del INE recogido en su último estudio del empleo de las personas con discapacidad para el año 2019, había en España 1.876.000 personas con discapacidad, lo que representaba el 6,2% del total de la población en edad de trabajar. 

De estas personas 638.600 eran activas y 485.900 estaban ocupadas. 

El dato que llama la atención es que respecto al total de asalariados que cotizan a la seguridad social en empresas ordinarias del sector privado, es decir, excluyendo el sector público y las empresas de empleo protegido o centros especiales de empleo sólo el 1,9% son personas con discapacidad, Lo que quiere decir que es un porcentaje ínfimo. 

Distribución de las personas con discapacidad en el sector privado 

Si lo expresamos en números y cómo se puede ver en la tabla que adjunto más abajo extraída del INE: 

Hay 13.369.900 asalariados en el sector privado, de los que 13. 029.600 son trabajadores sin discapacidad y 334.300 son trabajadores con discapacidad

Asalariados con y sin discapacidad que cotizan a la seguridad social en empresas ordinarias del sector privado
Fuente: Instituto Nacional de Estadística

Como en esta tabla están incluidas tanto empresas “ordinarias” como “protegidas”, hemos de interpretarlo siguiente: 

  • Que esos 334.300 son el 100% de los trabajadores con discapacidad empleados en el sector privado. 
  • He dicho más arriba que sólo el 1,9% están empleados en empresas “ordinarias”, lo que quiere decir que sólo 6.352 personas con discapacidad están trabajando en empresas “ordinarias” del sector privado. 
  • Las otras 327.948 personas con discapacidad a empresas de empleo “protegido”. 

Conclusión 

Por mucho que a algunos les parezca que la figura del centro especial de empleo es una figura que ha perdido la esencia para la que fue creada, lo cierto es que, de no ser por ellos, la gran mayoría de personas con discapacidad no tendrían la oportunidad de acceder al mercado laboral de ninguna manera. 

Se podrá cuestionar si la legislación actual necesita una reforma, si las empresas funcionan bien o no sean del tipo que sean, no sólo centros especiales de empleo, etc 

En lo que me reafirmo, porque lo vivo en el día a día, es que de no ser por este tipo de empresas muchas personas con discapacidad no podrían acceder al empleo y sentirse como personas integradas en el mercado laboral y capaces de vivir una vida plena.

Si todavía sigues teniendo dudas por resolver, puedes solicitar una consulta por mail, o reservar una sesión por skype, de ambas formas daré respuesta a tus dudas de una forma que sea fácil de entender y de forma que quede totalmente resuelta.