Integración laboral y discapacidad

Actualmente, según datos del INE, solo el 35% de las personas con discapacidad en edad laboral tiene empleo o lo busca, una cifra significativa teniendo en cuenta que esta misma cifra en personas sin discapacidad aumenta al 77,7%. Del mismo modo, existe una gran diferencia entre la tasa de empleo de las personas con discapacidad (25,9%) y aquellas sin discapacidad (64,4%). Estos datos evidencian la pronta necesidad de pasar a la acción en materia de inclusión. 

Estos datos son debidos a estereotipos obsoletos, barreras que frenan el potencial real de las personas con discapacidad, talento desaprovechado, discriminación en la empresa, y un sinfín más de cosas que impiden la integración de las personas con discapacidad en el mercado laboral. 

Como ciudadanos, familias, empresas o instituciones todos tenemos la responsabilidad de trabajar por acelerar este proceso y acabar con la exclusión social, y ello pasa por acabar con el pensamiento que convierte la inclusión laboral en acción social y no en un derecho fundamental. 

El VI Informe SERES-Deloitte, que analiza 76 grandes compañías, revela que el volumen de inversión en proyectos de responsabilidad social vuelve a crecer en las empresas españolas al pasar de los 846 millones de 2017 a los 1.246 de 2018, es decir, un 47% más. 

Si las grandes empresas han dado un paso al frente, ahora le toca al resto tomar el testigo. Desprenderse de ideas preconcebidas y considerar únicamente la idoneidad del candidato para el puesto requerido es imprescindible para avanzar hacia la plena inclusión. 

La administración y las entidades de apoyo a personas con discapacidad tienen la responsabilidad de apoyar a las empresas para hacerles entender que ese temor es fruto del desconocimiento y que con un acompañamiento la inclusión laboral es exitosa. 

En determinadas áreas de actividad puede dar mayor rendimiento una persona con discapacidad, que un trabajador sin discapacidad. 

Ejemplo. – Persona sorda trabajando en espacio de mucho ruido donde un trabajador sin discapacidad, sufriría del estrés que le genera y no aguantaría. 

Factor a mejorar. La formación 

Las carencias en formación hacen que estas personas se vean abocadas a trabajos de menor cualificación y peor remuneración. Muchas veces, las personas con discapacidad no pueden optar a ciertos puestos, no porque no tengan capacidad, sino porque no tienen la formación adecuada. 

Los centros especiales de empleo, dan esa formación a muchos de sus trabajadores, pero un porcentaje mínimo pasa al mercado ordinario. 

Una solución, podría ser la formación dual que se reparte durante tres años en un 80% en trabajo y un 20% en teoría y se adquiere una certificación profesional. La persona, para sentirse feliz, necesita sentirse útil, que tenga una remuneración económica, y que vea que la sociedad le reconoce lo que hace. Al fin y al cabo, eso es lo que buscamos todos con un trabajo. 

Hay que generar oportunidades de empleo para las personas con discapacidad hasta que el 3 de diciembre sea motivo de celebración, y no de denuncia, porque se haya alcanzado la integración sociolaboral de las personas con discapacidad y seamos una sociedad más competitiva y justa. 

Apostemos por un 2020 donde se valore la diferencia de cada uno como un valor añadido, un aprendizaje, una ventaja. Acelerar la participación de las personas con discapacidad es cuestión de justicia y sostenibilidad. Apliquemos el filtro del empleo. Apostemos por el talento.

Para estar al día de todo lo que ocurre en el mundo laboral de las personas con discapacidad, suscríbete al pie de página y si tienes alguna duda de índole laboral o sobre la discapacidad y el trabajo, deja tu consulta laboral y será atendida en 24 horas.

3 comentarios en “Integración laboral y discapacidad”

  1. La formación es fundamental, pero los contratos de formación, a los que tienen derecho los discapacitados, en algunos casos son abusivos, caso real mío, se necesita licenciado en Derecho con discapacidad, tengo categoría de aprendiz en el contrato y llevo para delante yo sola el servicio de Protección de datos.
    Lo único que no hago es labor comercial, pero todo lo demás,la adaptación de las PYMES a la nueva normativa la hago yo y a parte la parte administrativa..
    Facturación del servicio, documentos, dudas legales…. publico todas las semanas una noticia jurídica en la web de la empresa, y corrijo los ejercicios de los cursos de formacion en materia de Protección de Datos, considero que no es proporcional y como estás con necesidad de trabajar lo coges, pero es un fraude.

    Responder
  2. Buenos dias, los Cee no cumple n con la integracion de la personas con discapacidad para integrarlos en el mercado ordinario, ya que seria un servicio que pierden y repercute de manera negativa como ingreso menos que tienen, este un problema estructural que padecen y que nadie aun se ha planteado abordar. Por otro lado empresas con menos de 50 trabajadores se aprovechan de las medidas alternativas al 2%, existiendo un vacio legal.
    Saludos

    Responder

Deja un comentario