No obligación de presentar declaración 2020

Para saber quiénes no están obligados a presentar declaración por la cuantía y naturaleza de las rentas obtenidas se comprueba a través de dos reglas:

Regla1. Los contribuyentes cuyas rentas procedan exclusivamente de las siguientes fuentes, siempre que no superen ninguno de los límites que en cada caso se señalan, en tributación individual o conjunta:

Rendimientos íntegros del trabajo (incluidas, entre otras, las pensiones y haberes pasivos, comprendidos los procedentes del extranjero, así como las pensiones compensatorias y las anualidades por alimentos no exentas) cuyo importe no supere la cantidad de:

  • 22.000 euros anuales, con carácter general.
  • 14.000 euros anuales, en los siguientes supuestos:

Cuando los rendimientos del trabajo procedan de más de un pagador

No obstante, el límite será de 22.000 euros anuales en los siguientes supuestos:

1. Cuando, procediendo de más de un pagador, la suma de las cantidades percibidas del segundo y restantes pagadores, por orden de cuantía, no superen en su conjunto la cantidad de 1.500 euros anuales.

2. Prestaciones pasivas de dos o más pagadores cuyas retenciones hayan sido determinadas por la Agencia Tributaria

Cuando se perciban pensiones compensatorias del cónyuge o anualidades por alimentos no exentas.

Están exentas del IRPF las anualidades por alimentos percibidas de los padres en virtud de decisión judicial.

Cuando el pagador de los rendimientos del trabajo no esté obligado a retener.

Cuando se perciban rendimientos íntegros del trabajo sujetos a tipo fijo de retención.

En caso de tributación conjunta habrán de tenerse en cuenta los mismos límites. No obstante, a efectos de determinar el número de pagadores se atenderá a la situación de cada uno de los miembros de la unidad familiar individualmente considerado.

Ejemplo. – En una declaración conjunta de ambos cónyuges, cada uno de los cuales percibe sus retribuciones de un único pagador, el límite determinante de la obligación de declarar es de 22.000 euros anuales.

Rendimientos íntegros del capital mobiliario (dividendos de acciones, intereses de cuentas, de depósitos o de valores de renta fija, etc.) y ganancias patrimoniales (ganancias derivadas de reembolsos de participaciones en Fondos de Inversión, premios por la participación en concursos o juegos, etc.), siempre que unos y otras hayan estado sometidos a retención o ingreso a cuenta y su cuantía global no supere la cantidad de 1.600 euros anuales.

No se prevé la posibilidad de compensar los rendimientos íntegros positivos y negativos del capital mobiliario a efectos de la obligación de declarar. En consecuencia, sólo se computarán para determinar si existe obligación de declarar los rendimientos íntegros positivos.

Excepciones

Las ganancias patrimoniales procedentes de:

  • Transmisiones o reembolsos de acciones.
  • Participaciones de instituciones de inversión colectiva en las que la base de retención no proceda determinarla por la cuantía a integrar en la base imponible.

Rentas inmobiliarias imputadas, rendimientos íntegros del capital mobiliario no sujetos a retención derivados de Letras del Tesoro y subvenciones para la adquisición de viviendas de protección oficial o de precio tasado y demás ganancias patrimoniales derivadas de ayudas públicas, con el límite conjunto de 1.000 euros anuales.

No se tomarán en consideración:

  • La vivienda habitual del contribuyente.
  • Las plazas de garaje adquiridas conjuntamente con la vivienda habitual hasta un máximo de dos.
  • El suelo no edificado.

Suscríbete a nuestro boletín de noticias




Regla 2. Los contribuyentes que hayan obtenido en el ejercicio 2020 exclusivamente rendimientos íntegros del trabajo, del capital (mobiliario o inmobiliario) o de actividades económicas, así como ganancias patrimoniales, sometidos o no a retención, hasta un importe máximo conjunto de 1.000 euros anuales y pérdidas patrimoniales de cuantía inferior a 500 euros, en tributación individual o conjunta.

Para determinar las cuantías señaladas en las reglas 1 y 2 no se tomarán en consideración:

  • Las becas públicas para cursar estudios en todos los niveles y grados del sistema educativo.
  • Las anualidades por alimentos recibidas de los padres por decisión judicial etc.
  • Las rentas sujetas al Gravamen especial sobre los premios de determinadas loterías y apuestas.

La regla 2 y sus límites son independientes de los contenidos en la regla 1, actuando en todo caso como criterio corrector de la regla 1ª para rentas de escasa cuantía. En consecuencia, si un contribuyente no está obligado a declarar por razón de la naturaleza y cuantía de las rentas obtenidas conforme a los límites y condiciones de la regla 1, no procederá la aplicación de la regla 2.

Si aplicando los límites y condiciones de la regla 1, el contribuyente estuviera obligado a presentar declaración, debe acudirse a la regla 2 y sus límites para verificar si opera la exclusión de la obligación de declarar al tratarse de rentas de escasa cuantía.

Conclusión

Vemos todo lo explicado en el artículo, resumido en un cuadro:

Si todavía sigues teniendo dudas por resolver, puedes solicitar una consulta por mail, o reservar una sesión por skype, de ambas formas daré respuesta a tus dudas de una forma que sea fácil de entender y de forma que quede totalmente resuelta.