Subrogación de un contrato

Hoy voy a explicar lo que es la figura de la subrogación de un contrato laboral y qué consecuencias puede tener para un trabajador. 

Empezaré definiendo lo que es. 

Subrogación de un contrato de un trabajador 

La subrogación de un contrato laboral es un procedimiento por el que una empresa saliente traspasa a una empresa entrante el cumplimiento de las obligaciones y condiciones referentes a dicho contrato. 

Es el cambio de la empresa que tiene contratado al trabajador. Es decir, se produce un cambio de titularidad de una empresa, un centro de trabajo o una unidad productiva autónoma y ésta gestionará los derechos y obligaciones contractuales del empleado a partir de ese momento. 

La subrogación se puede producir cuando: 

  • Una empresa modifica su denominación social. 
  • Cuando es comprada/absorbida por otra. 
  • Cuando hay un contrato público para la gestión de un determinado servicio y, tras licitación, ese servicio es adjudicado a otra empresa. 
  • Una empresa pierde o finaliza con una contrata, cuya actividad principal suele ser la de prestaciones de servicios basados la mano de obra de tal forma que la nueva empresa que obtiene la contrata, adquiere la condición de empleadora. 
  • Subrogación convencional, es la que está regulada en el convenio colectivo sectorial de la actividad de que se trate, estableciendo este Convenio Colectivo de aplicación una cláusula de subrogación de los trabajadores de la empresa saliente o cedente. 

Consecuencias de una subrogación de un contrato para el trabajador  

El cambio de titularidad no extinguirá por sí mismo la relación laboral, quedando el nuevo empresario subrogado en los derechos y obligaciones laborales y de Seguridad Social del anterior. 

Esto quiere decir que el trabajador formará parte de la nueva empresa titular con las mismas condiciones laborales en las que trabajaba para la anterior. 

A menos que no se cumpla con la legalidad, no hay una rescisión de contrato, es decir, ni hay despido ni indemnización. 

No habrá un nuevo contrato de trabajo, se respetará el actual y lo dispuesto en el convenio colectivo o en las condiciones acordadas con la empresa anterior.  

Derechos de los trabajadores tras una subrogación 

El trabajador tiene derecho a mantener todas las condiciones del contrato que tiene vigente y que se va a subrogar. Esto incluye acuerdos sobre jornada laboral, salario, descansos, turnos de trabajo, etc. 

Suscríbete a nuestro boletín de noticias




Obligaciones de la nueva empresa 

La empresa ha de comunicar por escrito la subrogación de contratos a los trabajadores o sus representantes. 

En el escrito debe aparecer: 

  • Fecha prevista para la subrogación del contrato 
  • Causas para la transmisión 
  • Consecuencias de la subrogación del contrato para los trabajadores 
  • Otras medidas previstas respecto a los empleados con contrato vigente 

Además, se estará a lo que diga el convenio colectivo del sector sobre comunicación o cumplimiento de datos adicionales. 

Dudas frecuentes en una subrogación 

¿Varía mi jornada laboral? 

No, salvo que existan causas económicas, técnicas y organizativas que justifiquen su modificación. 

¿Cuál será mi salario? 

El mismo que se venía percibiendo, salvo que haya causas técnicas, organizativas o económicas que la legitimen a modificarlo. 

¿Pierdo mi antigüedad? 

No, La antigüedad del trabajador se mantiene, ya que el contrato por el que se rige sigue siendo el mismo. 

¿Me tiene que indemnizar la empresa actual? 

No, ya que no se trata de un despido. 

¿Pierdo mis vacaciones? 

Como norma general, la empresa saliente liquida las vacaciones no disfrutadas hasta el día que se produce la subrogación. 

Algunos convenios colectivos establecen que, si estuviesen firmadas unas vacaciones, ya sea porque se programen a primeros de año, o porque la empresa saliente las autorizó, éstas deberán respetarse.

Si quieres saber más detalles, visita mi artículo sobre las vacaciones en una subrogación.

¿Tendré dos pagadores y estaré obligado a hacer la declaración el año siguiente aún sin llegar al mínimo? 

De primeras, hacienda te va a decir que sí. Pero si se demuestra que, por causas ajenas al trabajador, se ha producido un cambio de titularidad empresarial, pero sigue trabajando en el mismo sitio, con el mismo contrato, la misma jornada y, sobre todo, con la misma retención de IRPF, se podrá demostrar que en realidad se trata de un único pagador.

Si todavía sigues teniendo dudas por resolver, puedes solicitar una consulta por mail, o reservar una sesión por skype, de ambas formas daré respuesta a tus dudas de una forma que sea fácil de entender y de forma que quede totalmente resuelta.