Medidas sociales de reactivación del empleo

El 27 de junio de 2020 se publicó el Real Decreto-ley 24/2020, de 26 de junio, de medidas sociales de reactivación del empleo y protección del trabajo autónomo y de competitividad del sector industrial en el que se acuerdan la ampliación de ERTES al 30 de septiembre de 2020 y medidas para los trabajadores autónomos.

Expedientes de regulación temporal de empleo por causa de fuerza mayor

Únicamente resultarán aplicables los expedientes de regulación temporal de empleo por causa de fuerza mayor, que hayan sido solicitados antes del 27 de junio de 2020 y , como máximo, hasta el 30 de septiembre de 2020

Procedimientos de suspensión y reducción de jornada por causas económicas, técnicas, organizativas y de producción

A los procedimientos de regulación temporal de empleo basados en causas económicas, técnicas, organizativas y de producción derivadas del COVID-19 iniciados después del 27 de junio de 2020 y hasta el 30 de septiembre de 2020, les resultará de aplicación el artículo 23 del Real Decreto-ley 8/2020, de 17 de marzo, con las especialidades recogidas en este precepto. 

Medidas extraordinarias en materia de protección por desempleo

Las medidas siguientes, se mantienen hasta el 31 de septiembre de 2020

  • El reconocimiento del derecho a la prestación contributiva por desempleo a las personas trabajadoras afectadas, aunque carezcan del período de ocupación cotizada mínimo necesario para ello. 
  • No computar el tiempo en que se perciba la prestación por desempleo de nivel contributivo a los efectos de consumir los períodos máximos de percepción establecidos. 
  • En todo caso, se reconocerá un nuevo derecho a la prestación contributiva por desempleo, con las siguientes especialidades respecto a la cuantía y duración: 
  • La base reguladora será la resultante del promedio de las bases de los últimos 180 días cotizados o, en su defecto, del período de tiempo inferior, inmediatamente anterior a la situación legal de desempleo. 
  • La duración de la prestación se extenderá hasta la finalización del período de suspensión del contrato de trabajo o de reducción temporal de la jornada. 

Las medidas siguientes se aplicarán hasta el 31 de diciembre de 2020

  • Las prestaciones por desempleo percibidas por los trabajadores fijos discontinuos y por aquellos que realizan trabajos fijos y periódicos que se repiten en fechas ciertas, que hayan visto suspendidos sus contratos de trabajo como consecuencia del impacto del COVID-19 durante periodos que, en caso de no haber concurrido dicha circunstancia extraordinaria, hubieran sido de actividad, podrán volver a percibirse, con un límite máximo de 90 días, cuando vuelvan a encontrarse en situación legal de desempleo. 

En el caso de procedimientos de regulación temporal de empleo basados en causas económicas, técnicas, organizativas y de producción, en los que la fecha de la decisión empresarial se comunique a la Autoridad Laboral tras el 27 de junio de 2020, la empresa deberá formular solicitud colectiva de prestaciones por desempleo, en representación de las personas trabajadoras. 

Medidas extraordinarias en materia de cotización 

Las empresas y entidades que contasen con expedientes de regulación de empleo de fuerza mayor o por causas económicas, técnicas, organizativas y de producción relacionadas con el COVID-19, quedarán exoneradas del abono de la aportación empresarial a la cotización a la Seguridad Social y por conceptos de recaudación conjunta, en los porcentajes y condiciones que se indican a continuación: 

  • Respecto de las personas trabajadoras que reinicien su actividad a partir del 1 de julio de 2020 y de los períodos y porcentajes de jornada trabajados a partir de ese momento, la exención alcanzará el 60% de la aportación empresarial devengada en julio, agosto y septiembre de 2020, si la empresa tuviese menos de 50 personas en alta a fecha de 29 de febrero de 2020 y del 40% si hubiese tenido 50 o más. 
  • Respecto de las personas trabajadoras de empresas que continúen con sus actividades suspendidas a partir del 1 de julio de 2020 y de los periodos y porcentajes de jornada afectados por la suspensión, la exención alcanzará el 35 % de la aportación empresarial devengada en julio, agosto y septiembre de 2020, si la empresa tuviese menos de 50 personas en alta a fecha de 29 de febrero de 2020 y del 25% si hubiese tenido 50 o más. 

Para las empresas que se beneficien por primera vez de las medidas extraordinarias previstas en materia de cotizaciones a partir del 27 de junio de 2020, el plazo de 6 meses del compromiso de salvaguarda del empleo empezará a computarse desde el 27 de junio de 2020. 

Exención en la cotización a favor de los trabajadores autónomos que hayan percibido la prestación extraordinaria de cese de durante el estado de alarma 

A partir del 1 de julio de 2020, el trabajador autónomo que estuviese percibiendo el 30 de junio la prestación extraordinaria por cese de actividad tendrá derecho a la siguiente exención de sus cotizaciones a la Seguridad Social y formación profesional: 

  • 100 por cien de las cotizaciones correspondientes al mes de julio. 
  • 50 por ciento de las cotizaciones correspondientes al mes de agosto. 
  • 25 por ciento de las cotizaciones correspondientes al mes de septiembre. 

La base de cotización que se tendrá en cuenta a efectos de la determinación de la exención será la base de cotización que tuviera en cada uno de los meses indicados. 

La exención en la cotización de los meses de julio, agosto y septiembre se mantendrá durante los períodos en los que los trabajadores perciban prestaciones por incapacidad temporal o cualesquiera otros subsidios siempre que se mantenga la obligación de cotizar. 

La exención de cotización será incompatible con la percepción de la prestación por cese de actividad. 

Prestación de cese de actividad y trabajo por cuenta propia 

Los trabajadores autónomos que vinieran percibiendo hasta el 30 de junio la prestación extraordinaria por cese de actividad, podrán solicitar la prestación por cese de actividad siempre que concurran los requisitos establecidos. 

Esta prestación podrá percibirse como máximo hasta el 30 de septiembre de 2020.

Para estar al día de todo lo que ocurre en el mundo laboral de las personas con discapacidad, suscríbete al pie de página y si tienes alguna duda de índole laboral o sobre la discapacidad y el trabajo, deja tu consulta laboral y será atendida en 24 horas.

Deja un comentario