Mujer con discapacidad y empleo

En el manual básico sobre género y discapacidad, publicado por COCEMFE, se hace referencia en un apartado mujer con discapacidad y el empleo. Por eso quiero exponer esos datos aquí.

El acceso al empleo de mujeres con discapacidad es uno de los ámbitos donde se nota más una desigualdad, lo que incide directamente en la percepción de ingresos económicos y en la menor posibilidad de llevar una vida independiente. 

La Convención sobre la Eliminación de toda forma de Discriminación contra la Mujer y la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, reconocen el derecho a un trabajo digno, especifican la libre elección a un trabajo y las salvaguardas que el Estado debe de poner en funcionamiento a fin de proteger, garantizar y promover este derecho. 

Las realidades a las que se enfrentan las mujeres con discapacidad son: 

  • Tener menos recursos económicos derivados de la actividad laboral o procedentes del sistema público de pensiones. 
  • Mayores dificultades para el acceso a la educación, formación, empleo y al sistema sociosanitario,. 
  • Mayor incidencia de los diferentes tipos de violencia

La falta de datos, estudios e investigaciones sobre las mujeres y niñas con discapacidad impide conocer cómo se articulan los factores de exclusión. 

Las cifras de las Mujeres con Discapacidad y el Empleo 

El 6,2% de la población total en edad de trabajar en España son personas con discapacidad (según datos de 2017, publicados en 2018 por el Instituto Nacional de Estadística), de las cuales el 42,5% son mujeres. 

La tasa de actividad de mujeres y hombres con discapacidad es prácticamente igual (35% en mujeres y 35,1% en hombres), algo similar a lo que ocurre con la tasa de empleo (25,6%, frente al 26% de hombres). Estas pequeñas diferencias se amplían levemente si nos fijamos en la tasa de paro, que para las mujeres con discapacidad está en un 26,7% mientras que para los hombres con discapacidad es del 25,8%. 

Ninguna de estas tres tasas mide la calidad del empleo, asociada a la relación entre nivel de estudios, características del empleo y salario, por lo que hay que tener precaución y no considerar sólo estos datos para analizar la situación. 

El INE no ofrece datos desagregados por sexo sobre la situación profesional de las personas con discapacidad (por cuenta propia o ajena), ni sobre las diferencias en los sectores de actividad, que reflejarían el nivel de segregación horizontal e impacto de la división sexual del trabajo en el colectivo. 

Lo que sí se sabe es que el porcentaje de contratos a tiempo parcial en mujeres con discapacidad es más del doble del porcentaje de estos contratos en los hombres: El 26,1% de las jornadas laborales de mujeres con discapacidad son parciales, frente al 12,4% de hombres con discapacidad, lo que tiene un impacto directo en su situación económica y sus futuras pensiones. 

El salario medio de las mujeres con discapacidad es un 15,8% inferior al de los hombres con discapacidad (influida entre otros aspectos por el tipo de contrato),  

Si se observa el nivel de estudios, el porcentaje hombres con discapacidad que acceden al empleo con estudios primarios o secundarios como máximo, es ligeramente superior al de mujeres con discapacidad (alrededor de dos puntos porcentuales).  

Mientras que los datos se invierten en más de tres puntos porcentuales cuando hablamos de estudios superiores: el 15,7% de los trabajadores y el 18,3% de las mujeres trabajadoras con discapacidad tenían estudios superiores como máximo nivel formativo alcanzado. 

Es decir, las mujeres con discapacidad ocupadas tienen un nivel de estudios superior al de los hombres, lo que, sin embargo, no parece tener impacto en su salario. 

Si hablamos de analfabetismo, las cifras arrojan un 5,6% de mujeres con discapacidad frente al 4,7% de hombres con discapacidad. 

Puede concluirse que las mujeres con discapacidad se encuentran una falta grave de acceso al empleo, basada en barreras sociales, asentadas en la pervivencia de altos niveles de prejuicios y estereotipos. 

Naciones Unidas expresa preocupación por “la baja tasa de participación en la fuerza de trabajo de las mujeres con discapacidad, que son objeto de formas múltiples e interrelacionadas de discriminación y se enfrentan a obstáculos estructurales, físicos, comunicacionales y actitudinales que dificultan su acceso al lugar de trabajo y su participación en él en igualdad de condiciones con los demás”. 

Recomendaciones de actuación 

Dirigidas al movimiento asociativo 

  • Fomentar el empoderamiento de las mujeres con discapacidad líderes del movimiento asociativo para erradicar la masculinización del liderazgo y promover su visibilización. 
  • Vigilar a las administraciones públicas y empresas en el cumplimiento de la legislación vigente para la efectiva y real ocupación de plazas reservadas para personas con discapacidad y denunciar el incumplimiento. 
  • Con respecto a la discapacidad psicosocial o intelectual, impulsar el empleo con apoyo, en el que se cuenta con la ayuda de un/a preparador/a laboral. 

Dirigidas a las mujeres con discapacidad y su entorno 

  • Empoderarse: tomar conciencia del valor propio, de lo que se puede aportar y de los propios derechos, dejar de verse como una carga; fortalecerse, formarse para mejorar la autoestima, participar en la comunidad y exigir el cumplimiento de los derechos de las mujeres con discapacidad. 
  • Sensibilizar a la sociedad para eliminar el paternalismo que perjudica la capacidad para desarrollarse y la autoestima de las mujeres con discapacidad. 

Dirigidas a las administraciones públicas 

  • Con respecto a la discapacidad física y orgánica, garantizar el cumplimiento del diseño universal y la adaptación del puesto de trabajo (tanto a nivel físico como con otras adaptaciones necesarias). 
  • Formar al personal de la administración pública en los enfoques de género y discapacidad e interseccionalidad (incluyendo a la Inspección de Trabajo). 
  • Cumplir con la legislación vigente a través de una vigilancia estricta y de la articulación de medidas sancionadoras efectivas, incluido el Plan Nacional de mujeres con discapacidad en las autonomías, concretamente el eje de empleo. 

Para estar al día de todo lo que ocurre en el mundo laboral de las personas con discapacidad, suscríbete al pie de página y si tienes alguna duda de índole laboral o sobre la discapacidad y el trabajo, deja tu consulta laboral y será atendida en 24 horas.

Deja un comentario