Nueva prórroga de los ERTE

El pasado 30 de septiembre se publicó el Real Decreto-ley 30/2020, de 29 de septiembre, de medidas sociales en defensa del empleo, en el que se aprueba una nueva prórroga de los ERTE, ¿quizás la última? 

Veamos en qué consiste 

ERTES por causa de fuerza mayor 

Nueva prórroga de los ERTE que tengan su causa directa en pérdidas de actividad como consecuencia del COVID-19 hasta el 31 de enero de 2021. 

ERTE por impedimento o limitaciones de actividad. 

Las empresas y entidades que vean impedido el desarrollo de su actividad como consecuencia de nuevas restricciones o medidas de contención sanitaria adoptadas, a partir del 1 de octubre de 2020, por autoridades españolas o extranjeras

Se podrán beneficiar, respecto de las personas trabajadoras que tengan sus actividades suspendidas, en los centros afectados, por los periodos y porcentajes de jornada afectados por la suspensión, de los siguientes porcentajes de exoneración, previa autorización de un expediente de regulación temporal de empleo, cuya duración quedará restringida a la de las medidas: 

  • Si la empresa tenía a 29 de febrero menos de 50 personas en alta o en situación asimilada: La exención será del 100 % de la aportación empresarial devengada durante el periodo de cierre, y hasta el 31 de enero de 2021. 
  • Si la empresa tenía a 29 de febrero 50 o más personas en alta o en situación asimilada: La exención alcanzará el 90 % de la aportación empresarial durante el periodo de cierre y hasta el 31 de enero de 2021. 

Las empresas y entidades que vean limitado el desarrollo normal de su actividad a consecuencia de decisiones o medidas adoptadas por las autoridades españolas podrán beneficiarse de un expediente de regulación temporal de empleo de fuerza mayor por limitaciones, con los porcentajes de exoneración siguientes: 

  • Si la empresa tenía a 29 de febrero menos de 50 personas en alta o en situación asimilada: La exención respecto de la aportación empresarial devengada en los meses de octubre, noviembre, diciembre de 2020 y enero de 2021, alcanzará el 100 %, 90 %, 85 % y 80 %, respectivamente. 
  • Si la empresa tenía a 29 de febrero 50 o más personas en alta o en situación asimilada: La exención respecto de la aportación empresarial devengada en los meses de octubre, noviembre, diciembre de 2020 y enero de 2021, alcanzará el 90 %, 80 %, 75 % y 70 %, respectivamente. 

Las exenciones en la cotización no tendrán efectos para las personas trabajadoras, manteniéndose la consideración del periodo en que se apliquen como efectivamente cotizado a todos los efectos. 

ERTE por causas económicas, técnicas, organizativas y de producción vinculadas a la COVID-19 

A los procedimientos de regulación temporal de empleo basados en causas económicas, técnicas, organizativas y de producción vinculadas a la Covid-19 iniciados desde el 01 de octubre y hasta el 31 de enero de 2021, les resultará de aplicación el artículo 23 del Real Decreto-ley 8/2020, de 17 de marzo, con las especialidades recogidas en este precepto. 

Cabrá la prórroga de un expediente que finalice antes del 31 de enero de 2021 siempre que se alcance acuerdo para ello en el periodo de consultas. 

Salvaguarda del empleo 

  • El compromiso de la empresa de mantener el empleo durante el plazo de seis meses desde la fecha de reanudación de la actividad se mantendrá vigentes en los términos previstos. 
  • Las empresas que reciban exoneraciones en las cuotas a la Seguridad Social quedarán comprometidas a un nuevo periodo de seis meses de salvaguarda del empleo. 
  • Si la empresa estuviese afectada por un compromiso de mantenimiento del empleo previamente adquirido, el inicio del periodo previsto se producirá cuando aquel haya terminado. 
  • La fuerza mayor y las causas económicas, técnicas, organizativas y de producción no se podrán entender como justificativas de la extinción del contrato de trabajo ni del despido. 
  • La suspensión de los contratos temporales, incluidos los formativos, de relevo e interinidad supondrá la interrupción del cómputo, tanto de la duración de estos contratos, como de los periodos de referencia equivalentes al periodo suspendido, en cada una de estas modalidades contractuales, respecto de las personas trabajadoras afectadas por estas. 
  • No podrán realizarse horas extraordinarias, establecerse nuevas externalizaciones de la actividad, ni concertarse nuevas contrataciones, sean directas o indirectas, a menos que las personas que prestan servicios en el centro de trabajo afectado no puedan, por formación, capacitación u otras razones objetivas y justificadas desarrollar las funciones. 

Medidas extraordinarias en materia de protección por desempleo 

Las medidas de protección por desempleo previstas resultarán aplicables hasta el 31 de enero de 2021 a las personas afectadas por los expedientes de regulación temporal de empleo que tengan su causa directa en pérdidas de actividad como consecuencia del COVID-19 y a los Expedientes de regulación temporal de empleo por impedimento o limitaciones de actividad. 

Las medidas extraordinarias en materia de protección por desempleo a las trabajadoras y los trabajadores fijos-discontinuos y a los que realizan trabajos fijos y periódicos que se repiten en fechas ciertas, resultarán aplicables hasta el 31 de diciembre de 2020

La duración de la prestación reconocida se extenderá como máximo hasta el 31 de enero de 2021

La cuantía de la prestación por desempleo reconocida a las personas trabajadoras afectadas por los procedimientos de suspensión de contratos y reducción de jornada se determinará aplicando, a la base reguladora de la relación laboral afectada por el expediente, el 70 por ciento hasta el 31 de enero de 2021. 

El no computar el tiempo en que se perciba la prestación por desempleo de nivel contributivo que traiga su causa inmediata de las citadas circunstancias extraordinarias, a los efectos de consumir los períodos máximos de percepción establecidos se mantendrá vigente hasta el 30 de septiembre de 2020. 

La reducción de las prestaciones consumidas a partir del 1 de octubre de 2020 en los expedientes de regulación temporal de empleo en los que hasta ahora se aplicaba dicha medida no afectará a las nuevas prestaciones que se inicien a partir del 1 de octubre de 2026. 

No se computarán en ningún momento como consumidas las prestaciones por desempleo disfrutadas por aquellas que accedan a un nuevo derecho, antes del 1 de enero de 2022, como consecuencia de la finalización de un contrato de duración determinada o de un despido, individual o colectivo, por causas económicas, técnicas, organizativas o de producción, o un despido por cualquier causa declarado improcedente. 

Prestación extraordinaria para personas con contrato fijo discontinuo o que realicen trabajos fijos y periódicos que se repitan en fechas ciertas 

Se reconocerá a las personas trabajadoras con contrato fijo discontinuo y a aquellas que realizan trabajos fijos y periódicos que se repiten en fechas ciertas que hayan estado afectadas, durante todo o parte del último periodo teórico de actividad, por un expediente de regulación temporal de empleo que tengan su causa directa en pérdidas de actividad como consecuencia del COVID-19, cuando dejen de estar afectados por el mismo por alcanzarse la fecha en que hubiera finalizado el periodo de actividad. 

También a quienes hayan sido beneficiarios de prestación por desempleo extraordinaria para trabajadores fijos-discontinuos siempre que, una vez agotadas, continúen desempleadas y sin derecho a percibir prestaciones por desempleo de nivel contributivo ni asistencial, o las agoten antes del día 31 de enero de 2021. 

La duración de esta prestación extraordinaria se extenderá desde la finalización de la medida hasta el 31 de enero de 2021. No obstante, la prestación podrá interrumpirse por la reincorporación temporal de la persona trabajadora a su actividad. 

Esta prestación será compatible con el trabajo por cuenta ajena a tiempo parcial que se mantenga en la fecha del nacimiento del derecho o que se adquiera con posterioridad, previa deducción en su importe de la parte proporcional al tiempo trabajado. 

Personas trabajadoras incluidas en expedientes de regulación temporal de empleo que no sean beneficiarias de prestaciones de desempleo 

Se considerarán en situación asimilada al alta durante dichos periodos, a los efectos de considerar estos como efectivamente cotizados. 

Medidas de apoyo a los trabajadores autónomos 

Prestación extraordinaria de cese de actividad para los trabajadores autónomos 

Los trabajadores autónomos tendrán derecho a una prestación económica de cese de actividad de naturaleza extraordinaria en los términos y requisitos que se establecen a continuación. 

Requisitos para causar derecho a esta prestación: 

Estar afiliados y en alta al menos 30 días naturales antes de la fecha de la resolución que acuerde el cese de actividad. 

Hallarse al corriente en el pago de las cuotas a la Seguridad Social.  

Cuantía de la prestación: 

  • El 50 por ciento de la base mínima de cotización que corresponda por la actividad desarrollada. 
  • Se incrementará en un 20 por ciento si tiene reconocida la condición de miembro de una familia numerosa y los únicos ingresos de la unidad familiar o análoga durante ese periodo proceden de su actividad suspendida. 
  • No obstante, cuando convivan en un mismo domicilio personas unidas por vínculo familiar o unidad análoga hasta el primer grado y dos o más miembros tengan derecho a esta prestación extraordinaria de cese de actividad, la cuantía de cada una de las prestaciones será del 40 por ciento. 

El derecho a la prestación nacerá desde el día siguiente a la adopción de la medida de cierre de actividad y finalizará el último día del mes en que se acuerde el levantamiento de la misma. 

Durante el tiempo que permanezca la actividad suspendida se mantendrá el alta en el régimen especial correspondiente quedando el trabajador autónomo exonerado de la obligación de cotizar

La prestación será incompatible con la percepción de una retribución por el desarrollo de un trabajo por cuenta ajena, salvo que los ingresos del trabajo por cuenta ajena sean inferiores a 1,25 veces el importe del salario mínimo interprofesional. 

El tiempo de percepción de la prestación no reducirá los periodos de prestación por cese de actividad a los que el beneficiario pueda tener derecho en el futuro. 

El reconocimiento de la prestación regulada en este artículo deberá solicitarse dentro de los primeros quince días siguientes a la entrada en vigor del acuerdo o resolución de cierre de actividad. 

Prestación económica de cese de actividad de naturaleza extraordinaria 

Los requisitos que deben concurrir son los siguientes: 

  • Estar dado de alta y al corriente en el pago de las cotizaciones desde antes del 1 de abril de 2020. 
  • No tener derecho a la prestación de cese de actividad. 
  • No tener ingresos procedentes de la actividad por cuenta propia en el último trimestre del ejercicio 2020 superiores al salario mínimo interprofesional. 
  • Sufrir, en el cuarto trimestre del 2020, una reducción en los ingresos de la actividad por cuenta propia de al menos el 50% en relación a los ingresos habidos en el primer trimestre del 2020. 

Cuantía de la prestación: 

  • El 50 por ciento de la base mínima de cotización que corresponda por la actividad desarrollada. 
  • No obstante, cuando convivan en un mismo domicilio personas unidas por vínculo familiar o unidad análoga hasta el primer grado y dos o más miembros tengan derecho a esta prestación extraordinaria de cese de actividad, la cuantía de cada una de las prestaciones será del 40 por ciento. 

Comenzará a devengarse con efectos de 1 de octubre de 2020 y tendrá una duración máxima de 4 meses, siempre que la solicitud se presente dentro de los primeros quince días naturales de octubre. 

En caso contrario, los efectos quedan fijados en el primer día del mes siguiente al de la presentación de la solicitud y su duración no podrá exceder del 31 de enero de 2021. 

El percibo de la prestación será incompatible con: 

  • La percepción de una retribución por el desarrollo de un trabajo por cuenta ajena, salvo que los ingresos del trabajo por cuenta ajena sean inferiores a 1,25 veces el importe del salario mínimo interprofesional. 
  • El desempeño de otra actividad por cuenta propia
  • La percepción de rendimientos procedentes de una sociedad
  • La percepción de una prestación de Seguridad Social salvo aquella que el beneficiario viniera percibiendo por ser compatible con el desempeño de la actividad que desarrollaba. 

Se mantendrá el alta quedando el trabajador autónomo exonerado de la obligación de cotizar. 

El periodo exento de la obligación de cotizar se entenderá como cotizado

Los trabajadores autónomos que perciban esta prestación y no estuvieran cotizando por cese de actividad vendrán obligados a cotizar por este concepto a partir del mes siguiente en que finalice la percepción de la prestación. 

Se extinguirá el derecho a la esta prestación si durante la percepción de la misma concurren los requisitos para causar derecho a la prestación de cese de actividad.

Para estar al día de todo lo que ocurre en el mundo laboral de las personas con discapacidad, suscríbete al pie de página y si tienes alguna duda de índole laboral o sobre la discapacidad y el trabajo, deja tu consulta laboral y será atendida en 24 horas

Deja un comentario