Qué hacer ante el cierre de empresa

El cierre de la empresa

Una de las causas de un fin de contrato, puede venir motivada por el cierre de empresa y sus centros de trabajo, así como la liquidación de la sociedad.

Hay que distinguir dos casos según el tipo de empresario/empleador:

Autónomo

Si quien contrata es un autónomo, en caso de su jubilación, muerte o incapacidad permanente, el trabajador tiene derecho a un mes de salario como indemnización.

Empresa

En este caso, si hay un cierre de empresa, esta se disuelve o se liquida, se debe de seguir el procedimiento de un despido colectivo.

Nunca se podrán extinguir los contratos de trabajo ni despedir a los trabajadores si, en lugar de un cierre de empresa, esta se vende o continua su actividad con otro nombre, ya que en ese caso se trata de una subrogación y, en ese caso, el trabajador tiene derecho a permanecer en su puesto de trabajo.

De producirse esta extinción, se podría denunciar ante los tribunales para que el despido sea nulo o improcedente.

Liquidación de una empresa

El artículo 51 del Estatuto de los Trabajadores establece los trámites a seguir en caso de cierre de empresa, que son los trámites de un despido colectivo, o lo que popularmente se le llama ERE.

En este caso, se ha de cumplir con el mencionado artículo 51 del Estatuto de los Trabajadores, independientemente de los trabajadores afectados por dicho despido. En este caso, las trabajadoras embarazadas, de baja o cualquier otra situación, también quedarían afectadas por este despido colectivo.

Este despido hace que el trabajador tenga derecho a una indemnización de, al menos, 20 días de salario por año trabajado. Si tuviese derecho a prestación por desempleo, que ya expliqué en un video como comprobar si es así, podrá cobrarla.

Causas justificativas de los despidos por cierre de empresa

Se ha de recurrir a la jurisprudencia, puesto que el Estatuto de los trabajadores sólo hace referencia al procedimiento a seguir.

Ésta ha establecido que la extinción o desaparición de la persona jurídica contratante es una causa extintiva eficaz por sí misma, si bien para hacerla valer, debe seguirse el correspondiente procedimiento de despido colectivo. (STS de 12 de julio de 2017), es decir, no exige acreditar una causa como cualquier otro despido, pero tampoco puede ser una medida carente de una justificación objetiva.

También establece, la jurisprudencia, que la disolución de la sociedad responda a criterios legales objetivos.

Si se sospecha que hay mala fe u otro propósito en el cierre de empresa, se deberá probar en el juicio recayendo la carga de la prueba en el trabajador.

El trabajador ante el cierre de empresa

Tiene las mismas opciones ante el cierre de empresa, que ante un despido colectivo.

El plazo para impugnar el despido es de 20 días hábiles desde la fecha de efecto.

Si se sospecha de una posible subrogación, se debería demandar para tener abiertas todas las posibilidades. Si la empresa no sigue el procedimiento anteriormente mencionado, del artículo 51 del ET, se tendrá que solicitar la nulidad del despido.

Si tienes alguna duda sobre este tema, o cualquier otro de índole laboral, deja una consulta laboral y será atendida en 24 horas

Deja un comentario