Trabajo a distancia y Teletrabajo

¿Qué es teletrabajo? 

Se deben diferenciar varías modalidades de trabajo: 

Trabajo a distancia: El trabajo se presta en el domicilio de la persona trabajadora o en el lugar elegido por esta, durante toda su jornada o parte de ella, con carácter regular. 

Teletrabajo: Trabajo a distancia llevado a cabo mediante el uso exclusivo o prevalente de medios y sistemas informáticos, telemáticos y de telecomunicación. 

Trabajo presencial: El que se presta en el centro de trabajo o en el lugar determinado por la empresa. 

Igualdad de trato, de oportunidades y no discriminación 

Quienes desarrollan trabajo a distancia tendrán los mismos derechos que si prestasen servicios de forma presencial, salvo los que sean inherentes a esta modalidad de trabajo y no podrán sufrir perjuicio en ninguna de sus condiciones laborales, incluyendo:  

  • Retribución. 
  • Estabilidad en el empleo. 
  • Tiempo de trabajo. 
  • Formación. 
  • Promoción profesional. 

Las personas que llevan a cabo su trabajo a distancia tendrán derecho a percibir, como mínimo, la retribución total establecida conforme a su grupo profesional, nivel, puesto y funciones, así como los complementos establecidos. 

No podrán sufrir perjuicio alguno ni modificación en las condiciones pactadas, en particular en materia de tiempo de trabajo o de retribución, por las dificultades, técnicas u otras no imputables a la persona trabajadora. 

Tienen los mismos derechos que las personas trabajadoras presenciales en materia de conciliación y corresponsabilidad, incluyendo el derecho de adaptación a la jornada, a fin de que no interfiera el trabajo con la vida personal y familiar. 

El acuerdo de trabajo a distancia 

Voluntariedad del trabajo a distancia 

El trabajo a distancia será voluntario para ambas partes y requerirá la firma del acuerdo de trabajo a distancia que podrá formar parte del contrato inicial o realizarse en un momento posterior. 

La negativa de la persona trabajadora a trabajar a distancia, el ejercicio de la reversibilidad al trabajo presencial y las dificultades para el desarrollo adecuado de la actividad laboral a distancia que estén exclusivamente relacionadas con el cambio de una prestación presencial a otra que incluya trabajo a distancia, no serán causas justificativas de la extinción de la relación laboral ni de la modificación sustancial de las condiciones de trabajo. 

La decisión de trabajar a distancia desde una modalidad de trabajo presencial será reversible para la empresa y la persona trabajadora. 

El acuerdo de trabajo a distancia 

Obligaciones formales del acuerdo de trabajo a distancia 

  • Deberá realizarse por escrito
  • Podrá estar incorporado al contrato de trabajo inicial o realizarse en un momento posterior pero, en todo caso, deberá formalizarse antes de que se inicie el trabajo a distancia. 
  • La empresa deberá entregar a la representación legal de las personas trabajadoras una copia de todos los acuerdos de trabajo a distancia que se realicen en un plazo no superior a diez días desde su formalización. Dicha copia se enviará a la oficina de empleo. 
  • Cuando no exista representación legal de las personas trabajadoras también deberá formalizarse copia básica y remitirse a la oficina de empleo. 

Contenido del acuerdo de trabajo a distancia 

Será contenido mínimo obligatorio del acuerdo de trabajo a distancia: 

  • Inventario de los medios, equipos y herramientas que exige el desarrollo del trabajo a distancia concertado, incluidos los consumibles y los elementos muebles, así como de la vida útil o periodo máximo para la renovación de estos.
  • Enumeración de los gastos que pudiera tener la persona trabajadora por el hecho de prestar servicios a distancia, así como forma de cuantificación de la compensación que obligatoriamente debe abonar la empresa y momento y forma para realizar la misma, que se corresponderá, de existir, con la previsión recogida en el convenio o acuerdo colectivo de aplicación. 
  • Horario de trabajo de la persona trabajadora y dentro de él, en su caso, reglas de disponibilidad. 
  • Porcentaje y distribución entre trabajo presencial y trabajo a distancia, en su caso. 
  • Centro de trabajo de la empresa al que queda adscrita la persona trabajadora a distancia y donde, en su caso, desarrollará la parte de la jornada de trabajo presencial. 
  • Lugar de trabajo a distancia elegido por la persona trabajadora para el desarrollo del trabajo a distancia. 
  • Duración de plazos de preaviso para el ejercicio de las situaciones de reversibilidad, en su caso. 
  • Medios de control empresarial de la actividad. 
  • Procedimiento a seguir en el caso de producirse dificultades técnicas que impidan el normal desarrollo del trabajo a distancia. 
  • Instrucciones dictadas por la empresa en materia de protección de datos. 
  • Instrucciones dictadas por la empresa sobre seguridad de la información, específicamente aplicables en el trabajo a distancia. 
  • Duración del acuerdo de trabajo a distancia. 

La modificación de las condiciones establecidas en el acuerdo de trabajo a distancia, incluido el porcentaje de presencialidad, deberá ser objeto de acuerdo entre la empresa y la persona trabajadora, formalizándose por escrito con carácter previo a su aplicación. 

Derechos de las personas trabajadoras a distancia 

Derecho a la carrera profesional 

Derecho a la formación con la adopción de medidas necesarias para garantizar la participación efectiva de las personas que trabajan a distancia, debiendo atender el desarrollo de estas acciones, en lo posible, a las características de su prestación de servicios a distancia. 

Derecho a la promoción profesional debiendo la empresa informar, de manera expresa y por escrito, de las posibilidades de ascenso que se produzcan. 

Dotación y mantenimiento de medios y abono y compensación de gastos 

Las personas que trabajan a distancia tendrán derecho a la dotación y mantenimiento adecuado por parte de la empresa de todos los medios, equipos y herramientas necesarias para el desarrollo de la actividad, de conformidad con el inventario incorporado en el acuerdo y con los términos establecidos, en su caso, en el convenio o acuerdo colectivo de aplicación. 

Asimismo, se garantizará la atención precisa en el caso de dificultades técnicas, especialmente en el caso de teletrabajo. 

El desarrollo del trabajo a distancia deberá ser sufragado o compensado por la empresa, y no podrá suponer la asunción por parte de la persona trabajadora de gastos relacionados con los equipos, herramientas y medios vinculados al desarrollo de su actividad laboral. 

Derechos con repercusión en el tiempo de trabajo 

Horario flexible en los términos del acuerdo, respetando los tiempos de disponibilidad obligatoria y la normativa sobre tiempo de trabajo y descanso, la persona que desarrolla trabajo a distancia podrá flexibilizar el horario de prestación de servicios establecido. 

Registro horario adecuado, reflejando fielmente el tiempo que la persona trabajadora que realiza trabajo a distancia dedica a la actividad laboral, sin perjuicio de la flexibilidad horaria, y deberá incluir, entre otros, el momento de inicio y finalización de la jornada. 

Las personas que trabajan a distancia tienen derecho a una adecuada protección en materia de seguridad y salud en el trabajo que deberá incluirla evaluación de riesgos y la planificación de la actividad preventiva del trabajo a distancia. 

Intimidad y a la protección de datos, de acuerdo con los principios de idoneidad, necesidad y proporcionalidad de los medios utilizados. La empresa no podrá exigir la instalación de programas o aplicaciones en dispositivos propiedad de la persona trabajadora, ni la utilización de estos dispositivos en el desarrollo del trabajo a distancia. 

Desconexión digital, las personas que trabajan a distancia, particularmente en teletrabajo, tienen derecho a la desconexión digital fuera de su horario de trabajo. El deber empresarial de garantizar la desconexión conlleva una limitación del uso de los medios tecnológicos de comunicación empresarial y de trabajo durante los periodos de descanso, así como el respeto a la duración máxima de la jornada. 

Las personas trabajadoras a distancia tendrán derecho a ejercitar sus derechos de naturaleza colectiva con el mismo contenido y alcance que el resto de las personas trabajadoras del centro al que están adscritas. 

El trabajo a distancia en la negociación colectiva

Los convenios o acuerdos colectivos podrán establecer, en atención a la especificidad de la actividad concreta de su ámbito, la identificación de los puestos de trabajo y funciones susceptibles de ser realizados a través del trabajo a distancia, las condiciones de acceso y desarrollo de la actividad laboral mediante esta modalidad, la duración máxima del trabajo a distancia, así como contenidos adicionales en el acuerdo de trabajo a distancia y cuantas otras cuestiones se consideren necesario regular. 

Podrán regular una jornada mínima presencial en el trabajo a distancia, el ejercicio de la reversibilidad al trabajo en los locales de la empresa, un porcentaje o periodo de referencia inferiores a los fijados a los efectos de calificar como «regular» esta modalidad de ejecución de la actividad laboral, un porcentaje de trabajo presencial de los contratos formativos diferente al previsto en el mismo, siempre que no se celebren con menores de edad, así como las posibles circunstancias extraordinarias de modulación del derecho a la desconexión.

Para estar al día de todo lo que ocurre en el mundo laboral de las personas con discapacidad, suscríbete al pie de página y si tienes alguna duda de índole laboral o sobre la discapacidad y el trabajo, deja tu consulta laboral y será atendida en 24 horas

Deja un comentario